¡Tómala Cachetón!

Se les imputan cargos de terrorismo en EE. UU. a líderes de más alto rango de la MS-13

WASHINGTON — Más temprano hoy, un pliego acusatorio fue publicado en Central Islip, Nueva York acusando a 14 de los líderes de más alto rango de la MS-13, conocidos hoy como la Ranfla Nacional, que operaron como la junta directiva de la organización y dirigieron la violencia y actividades criminales de la MS-13 alrededor del mundo por casi dos décadas.

Específicamente, el pliego acusatorio les imputa cargos de conspiración para ofrecer y encubrir apoyo material a terroristas, conspiración para cometer actos de terrorismo trascendiendo límites nacionales, conspiración para financiar terrorismo y conspiración para cometer narcoterrorismo a los acusados en conexión con su liderato de la organización criminal transnacional a través de las pasadas dos décadas desde El Salvador, Estados Unidos, México, entre otros lugares.

El acusado Borromeo Enrique Henríquez, conocido como «Diablito de Hollywood», es reconocido ampliamente como el miembro más poderoso de la Ranfla Nacional. Tres de los imputados, Fredy Iván Jandrés Parada (conocido como “Lucky de Park View” y “Lacky de Park View), César Humberto López Larios (conocido como “El Greñas de Stoners” y “Oso de Stoners”) y Hugo Armando Quinteros Mineros (conocido como «Flaco de Francis») permanecen prófugos y deben ser considerados armados y peligrosos.

Se les exhorta fuertemente a miembros del público con información sobre sus paraderos a llamar a la línea gratuita para pistas sobre la MS-13 de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) al 1-866-STP-MS13 (1-866-787-6713) o a la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI, por sus siglas en inglés) del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) al (866) 347-2423 o en línea en ice.gov/tips. Juntos, la FBI y HSI han ofrecido $20,000 en recompensas por información que conduzca al arresto y condena de cada uno de los tres prófugos. Henríquez y otros 10 acusados se encuentran bajo custodia en El Salvador. Estados Unidos explorará opciones con el Gobierno de El Salvador para su extradición a Estados Unidos.

El fiscal general interino Jeffrey A. Rosen, fiscal federal interino para el distrito este de Nueva York (EDNY, por sus siglas en inglés) Seth D. DuCharme, el director del equipo de trabajo conjunto Vulcan (JTFV, por sus siglas en inglés) John J. Durham, el director de la FBI Christopher A. Wray y el director asociado ejecutivo de HSI Derek Benner anunciaron la publicación del pliego acusatorio.

El fiscal general interino Rosen dijo: «El pliego acusatorio anunciado hoy es la formulación de cargos más abarcadora y extensa contra la MS-13 y su comando y estructura de control en la historia de Estados Unidos. Cuando el fiscal general Barr anunció la creación del JTFV en agosto de 2019, el visualizó un planteamiento de todo el gobierno que combinaría herramientas comprobadas de enjuiciamiento del pasado con estrategias innovadoras diseñadas específicamente para eliminar la habilidad de liderato de la MS-13 de operar la pandilla y dirigir sus actividades terroristas. Este pliego acusatorio refleja un paso importante hacia el logro de ese objetivo. Al trabajar junto con nuestros socios del orden público en Estados Unidos y nuestros socios en El Salvador, hemos acusado a los líderes de más alto rango de la MS-13 de operar una organización criminal transnacional que utiliza el terror para imponer su voluntad sobre vecindarios, negocios y ciudadanos inocentes a través de Estados Unidos y Centroamérica».

“MS-13 es responsable de una ola de muerte y violencia que ha aterrorizado a comunidades, dejando a vecindarios en Long Island y a través del distrito este de Nueva York inundados de sangre», dijo el fiscal federal interino Seth D. DuCharme. «Aun cuando se encontraban encarcelados, la Ranfla Nacional continuó dirigiendo las operaciones globales de la MS-13, reclutando miembros nuevos, incluyendo a niños, a la MS-13 y orquestando asesinatos y caos alrededor del mundo. El pliego acusatorio trascendental de hoy busca demoler a la MS-13 al dirigirse contra su comando y estructura de control y haciendo que la junta directiva de la MS-13 rinda cuentas por sus acciones terroristas».

«La FBI está comprometida con combatir toda modalidad de terrorismo de amenaza tanto a la gente estadounidense como a nuestros socios internacionales», dijo el director de la FBI Christopher Wray. “En colaboración con nuestros socios federales, estatales, locales e internacionales, tomamos sus agresivos para dirigirnos en contra de y perseguir a algunos de los más altos líderes de la MS-13. Esta operación es una señal clara para otros que participan en este tipo de actividad criminal transnacional. La FBI trabajará incansablemente para llevarlos ante la justicia de donde sea que estén operando».

«Por más de una década, HSI ha permanecido firme en nuestro propósito de desarticular pandillas unas nacionales tales como la MS-13», dijo Benner, director asociado ejecutivo de HSI. «Como una de las organizaciones más violentas y peligrosas, la MS-13 y la Ranfla Nacional fueron directamente responsables de violencia y actividades criminales inconcebibles en comunidades a través de Estados Unidos y a lo largo de Centroamérica. Como producto del trabajo arduo y los recursos sustanciales dedicados al grupo de trabajo conjunto Vulcan por parte de nuestros socios del orden público domésticos e internacionales, este pliego acusatorio tendrá un efecto disruptivo duradero en las actividades ilícitas globales futuras de esta organización criminal transnacional».

Según se alega en el pliego acusatorio, la Ranfla Nacional está compuesta de los más altos líderes de la MS-13. En aproximadamente 2002, los acusados y otros líderes de la MS-13 comenzaron a establecer una estructura de control y comando jerárquico altamente organizado como un medio de efectuar sus decisiones y hacer cumplir sus órdenes, aún mientras se encontraban en prisión. Ellos eligieron actos de violencia y asesinatos en El Salvador, Estados Unidos y otras partes; establecieron campos de entrenamiento estilo militar para sus miembros y obtuvieron armas militares tales como rifles, pistolas, granadas, aparatos explosivos improvisados (IED, por sus siglas en inglés) y lanzadores de cohetes. Como líderes de la MS-13, los acusados controlaban franjas de territorio y participaban en esfuerzos de relaciones públicas en nombre de la organización criminal transnacional. Además, los acusados utilizaron la gran membresía de la MS-13 en Estados Unidos para participar en actividades criminales, tales como el narcotráfico y extorsión, para recaudar fondos para apoyar las actividades terroristas de la MS-13 en El Salvador y en otros lugares, además de dirigir a miembros en Estados Unidos a cometer actos de violencia, incluyendo asesinatos, para avanzar hacia sus objetivos.

El pliego acusatorio también alega que un tema central en las reglas implementadas por la Ranfla Nacional era el requisito de lealtad a la MS-13, o al «barrio». El requisito de lealtad era central en todos los aspectos de la vida de los pandilleros de la MS-13. Pandilleros que no obedecían las reglas, mostraban deslealtad a la pandilla o sus líderes, operaban con la policía o les faltaban el respeto a otros pandilleros eran sujetos a castigos severos, incluyendo la muerte. Las reglas establecidas por la Ranfla Nacional permitieron que la pandilla florecieran en partes de Estados Unidos, incluyendo dentro del distrito este de Nueva York donde, bajo el comando de los acusados, la MS-13 ha cometido numerosos actos de violencia —incluyendo asesinatos, intentos de asesinato, agresiones, secuestros, narcotráfico, extorsión de individuos y negocios, obstrucción a la justicia y el envío de pagos y ganancias de actividades ilícitas por transferencias electrónicas a líderes de la MS-13 en El Salvador.

Según se especifica en el pliego acusatorio, la Ranfla Nacional ha ejercido su poder sobre el Gobierno de El Salvador al cometer actos de violencia e intimidación en contra de funcionarios gubernamentales, la policía y la población general de El Salvador. Al hacerlo, la Ranfla Nacional ha ordenado el asesinato de oficiales de la policía y el gobierno en El Salvador, como también dado una «luz verde», u ordenar el asesinato, de un Edadnte especial de la FBI desplegado temporalmente a El Salvador para investigar la MS-13 y sus pandilleros. Más aún, al controlar el nivel de violencia de la MS-13, la Ranfla Nacional ejerció influencia sobre el Gobierno de El Salvador. Por ejemplo, según se alega en el pliego acusatorio, desde aproximadamente 2012 hasta aproximadamente 2015, la Ranfla Nacional entró en una «tregua» con el Gobierno de El Salvador de ese entonces. Como parte de este acuerdo, la Ranfla Nacional le dio instrucciones a la MS-13 de reducir la cantidad de homicidios en El Salvador a cambio de mejores condiciones en prisión, beneficios y pagos en dinero en efectivo. En 2015, cuando este acuerdo colapsó, la Ranfla Nacional le echó la culpa a Estados Unidos, creyendo que el Gobierno de Estados Unidos presionó al Gobierno de El Salvador para ponerle fin a la «tregua» como una condición de recibir fondos de Estados Unidos. A partir de entonces, a principios de 2016, la Ranfla Nacional comenzó a planificar una gran campaña de violencia coordinada en El Salvador en represalia a la imposición de medidas más duras contra sus miembros tras el fin de la «tregua». Según se alega en el pliego acusatorio, los acusados ordenaron a todas las camarillas en El Salvador a crear una unidad especializada de pandilleros de la MS-13 para dirigirse contra oficiales de la policía, miembros del ejército y funcionarios gubernamentales en El Salvador. Estos miembros recibieron entrenamiento militar en campos de entrenamiento militar de la MS-13 en El Salvador. Los acusados también ordenaron a todas las camarillas, incluyendo aquellas en Estados Unidos y en el distrito este de Nueva York, a ofrecer ganancias de sus actividades criminales para ser utilizadas en la compra de armas para los ataques planificados contra la policía en El Salvador. En total, los acusados recaudaron más de $600,000 dólares estadounidenses para este fondo, el cual fue utilizado para comprar armas tales como ametralladoras M-16s y M-60, granadas, IEDs y lanzadores de cohetes. Más aún, los acusados ordenaron un aumento en la violencia, incluyendo asesinatos, en el distrito este de Nueva York y otras partes de Estados Unidos, las cuales vieron un aumento dramático en violencia relacionada con la MS-13 en 2016 y 2017.

Finalmente, según se alega en el pliego acusatorio, la Ranfla Nacional dirigió la expansión de las actividades de la MS-13 alrededor del mundo, más significativamente a México, a donde varios líderes de alto rango fueron enviados para organizar operaciones. En México, los líderes de la MS-13 establecieron relaciones para obtener narcóticos y armas de fuego, hicieron negocios con carteles narcotraficantes mexicanos tales como los Zetas, el Cartel del Golfo, el Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cartel de Sinaloa, además de participar en la trata de personas y el contrabando humano.

En agosto de 2019, el fiscal general William B. Barr creó JTFV para hacer cumplir las recomendaciones del Subcomité sobre la MS-13 formado bajo el Equipo de Trabajo contra el Crimen Organizado Transnacional (el equipo de trabajo TOC, por sus siglas en inglés). El equipo de trabajo TOC del fiscal general fue el producto de la Orden Ejecutiva de Febrero de 2017 del presidente Donald J. Trump dirigiendo a los departamentos de Justicia, Estado y Seguridad Nacional y la Oficina del Director de Inteligencia Nacional para coordinar un planteamiento de todo el gobierno para desarticular organizaciones criminales transnacionales, tales como la MS-13, y mejorar la seguridad de la gente estadounidense.

Desde su creación, JTFV ha implementado exitosamente un planteamiento de todo el gobierno para combatir la MS-13, incluyendo un aumento en la coordinación y colaboración con socios del orden público extranjeros, incluyendo El Salvador, México, Honduras y Guatemala; designar programas, camarillas y líderes de la MS-13, quienes tienen el mayor impacto sobre Estados Unidos, para enjuiciamientos focalizados; y coordinar Creus acusatorios significativos contra la MS-13 en fiscalías federales a través del país, incluyendo el primer uso de cargos de seguridad nacional contra líderes de la MS-13.

JTFV ha estado compuesto de miembros de la divisiones de Seguridad Nacional y Penal del Departamento de Justicia, como también fiscalías federales a través del país, incluyendo la del EDNY; el Distrito de New Jersey; el Distrito Norte de Ohio; el Distrito de Utah; el Distrito Este de Virginia; el Distrito de Massachusetts; el Distrito Este de Texas; él Distrito Sur de Nueva York; el Distrito de Alaska; el Distrito Sur de Florida; el Distrito Sur de California; el Distrito de Nevada y el Distrito de Columbia. Además, todas las agencias del orden público del Departamento de Justicia están involucradas en el esfuerzo, incluyendo la FBI; la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos; la Oficina para el Control de Bebidas Alcohólicas, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos; el Servicio de Alguaciles de Estados Unidos y la Oficina Federal de Prisiones. Además, HSI juega un papel crítico en el JTFV.

El fiscal federal interino Rosen expresó su más sincero agradecimiento al fiscal general Raúl Melara de El Salvador por la asistencia de su oficina, como también a los investigadores de la Policía Nacional Civil de El Salvador, la Unidad Transnacional del Centro Antipandillas por su cooperación indispensable. Además, numerosos elementos del Departamento de Justicia contribuyeron a este pliego acusatorio, incluyendo: la Sección Antiterrorismo de la División de Seguridad Nacional; la Oficina de Asuntos Internacionales del Departamento de Justicia; la División Penal de la Oficina para Asistencia en el Desarrollo de Sistemas Judiciales y Capacitación en el Extranjero; la Sección contra el Crimen Organizado y Pandillas y la Oficina Ejecutiva de los Equipos de Trabajo para el Control de Drogas y Crimen Organizado. Finalmente, de conformidad con la orden ejecutiva del presidente Trump y el planteamiento de todo el gobierno del fiscal general, el Departamento de Estado ha ofrecido apoyo crítico a la misión del JTFV.

Los cargos anunciados hoy son alegaciones y los acusados son considerados inocentes hasta y si se comprueba su culpabilidad más allá de una duda razonable en un tribunal de justicia. Si son condenados, los acusados enfrentan una pena máxima de cadena perpetua en prisión.

El caso del gobierno está siendo procesado por los fiscales federales auxiliares James Donnelly, Matthew Shepherd y Stewart Young del JTFV, además de los fiscales federales auxiliares Paul G. Scotti, Justina L. Geraci y Megan E. Farrell de la División Penal del EDNY Long Island.

Para aprender más sobre los esfuerzos del Departamento de Justicia en la lucha contra la MS-13 desde 2016 hasta 2020, vea el informe en https://www.justice.gov/ag/pEdad/file/1329776/download (en inglés).

Los acusados:

  • BORROMEO ENRIQUE HENRÍQUEZ (“Diablito de Hollywood”) – Edad: 42
  • ELMER CANALES RIVERA (“Crook de Hollywood”) – Edad: 44
  • EFRAIN CORTEZ (“Tigre de Park View” y “Viejo Tigre de Park View”) – Edad: 51
  • RICARDO ALBERTO DÍAZ (“Rata de Leewards” y “Mousey de Leewards”) – Edad: 47
  • EDUARDO ERAZO NOLASCO (“Colocho de Western” y “Mustage de Western”) – Edad: 48
  • EDSON SACHARY EUFEMIA (“Speedy de Park View”) – Edad: 46
  • JOSÉ FERNÁNDEZ FLORES CUBAS (“Cola de Western”) – Edad: 46
  • FREDY IVÁN JANDRÉS PARADA (“Lucky de Park View” y “Lacky de Park View”) – Edad: 45
  • LEONEL ALEXANDER LEONARDO (“El Necio de San Cocos”) – Edad: 40
  • CÉSAR HUMBERTO LÓPEZ LARIOS (“El Grenas de Stoners” y “Oso de Stoners”) – Edad: 42
  • JOSÉ LUIS MENDOZA FIGUEROA (“Pavas de 7-11” y “Viejo Pavas de 7-11”) – Edad: 56
  • HUGO ARMANDO QUINTEROS MINEROS (“Flaco de Francis”) – Edad: 48
  • SAÚL ANTONIO TURCIOS (“Trece de Teclas”) – Edad: 42
  • ARÍSTIDES DIONISIO UMANZOR (“Sirra de Teclas”) – Edad: 42

 

 

Deja una respuesta

Translate »