¡Tómala Cachetón!

La historia del cereal para el desayuno.

 

Creo que todos alguna vez hemos probado o tal vez todos los días desayunamos o cenamos un plato de cereal.

De acuerdo a Wikipedia, se conoce popularmente como cereal para desayuno, o simplemente cereal, a un producto alimenticio empaquetado derivado de distintos cereales como el arroz, el maíz o la avena, dando como resultado hojuelas o copos de avena, copos de maíz, copos de arroz, que se comercializa para ser consumido en el desayuno. Generalmente se consume frío, servido con un líquido como leche o agua. Ocasionalmente también se le agregan nueces, yogur o frutas.

Los cereales para el desayuno tienen sus origines en el movimiento vegetariano del último cuarto del siglo XIX. Que influenció a los miembros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Estados Unidos. El principal desayuno en esa época era el desayuno completo que incluía huevos, panceta, salchichas y carne. Esta religión realizo varias reformas para recortar el excesivo consumo de carne durante el desayuno, impulsando la exploración de numerosas alternativas vegetarianas.

Anteriormente los indígenas norteamericanos ya habían encontrado una manera de hacer que el maíz molido fuera apetecible, más tarde llamado sémola.

El primer cereal para el desayuno, Granula, fue inventado en 1863 por James Caleb Jackson, en Dansville, Nueva York. El cereal no prosperó al ser imprácticos, pues los cereales necesitaban permanecer en remojo durante la noche anterior para poder ser aptos para el consumo.

La próxima generación de cereales para el desayuno fue considerablemente más conveniente, y en combinación con una promoción inteligente, finalmente lograron prosperar. En 1877, John Harvey Kellogg, inventó un bizcocho hecho de trigo, avena y harina de maíz para pacientes que sufrían del intestino. Inicialmente, su producto también se llamó Granula, pero se cambió a Granola tras un fallo judicial. Más tarde, su hermano, Will Keith Kellogg inventó los copos de maíz y fundó la compañía Kellogg’s en 1906. Gracias a distintas campañas publicitarias, Kellogg’s vendió un millón de cajas al cabo de tres años.

La avena cocida:
Ferdinand Schumacher, quien era un inmigrante alemán, comenzó la revolución de los cereales en 1854 con un molino de avena de mano en el cuarto de atrás de una pequeña tienda en Ohio. Su compañía se llamó German Mills American Oatmeal que fue la primera en comercializar la avena. Comercializo su producto localmente como un substituto para el desayuno de puerco. En 1877 Schumacher adopto el símbolo de Quaker.

Actualmente el mercado global del cereal de desayuno vende alrededor de $43 billones de dólares.

¿Y a ti te gusta desayunar cereal o prefieres un desayuno completo?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Tómala Cachetón!

Deja una respuesta

Translate »